Katie Kramer

Prisiones

¿Cuál es el papel de las prisiones y cárceles en la prevención del VIH?

¿Es importante hacer prevención en las prisiones y cárceles? Definitivamente. EE.UU. tiene la mayor proporción de personas encarceladas del mundo y la cifra sigue en aumento.1 En el 2007 las instituciones correccionales estatales, federales y locales alojaban a 2.4 millones de reclusos.2 Por primera vez más de uno de cada 100 adultos en EE.UU.

Investigación Conjunta para la Prevención del VIH con Poblaciones Encarceladas y sus Familias

En los EE.UU. existen más de 2 millones de personas adultas encarceladas y 4 millones más en libertad condicional. Las tasas de VIH son de 8 a 10 veces más altas para los encarcelados que para la población en general; las tasas de hepatitis C son de 9 a 10 veces más altas y las de enfermedades de transmisión sexual (ETS) entre hombres que recién ingresan a la cárcel alcanzan hasta un 35%.

Collaborative Research to Prevent HIV among Prisoners and their Families

There are more than two million adults incarcerated in the US and four million more on probation or parole. Rates of HIV are 8 to 10 times higher for incarcerated persons than for the general US population, hepatitis C rates are 9 to 10 times higher, and sexually transmitted disease (STD) rates among men entering jails are as high as 35%. Because many prisoners are serving short sentences for parole violation, and return to prison is common, at-risk individuals move frequently between prisons and their home communities.